Bicentenario de la muerte de José Celestino Mutis

España y Colombia conmemoran el bicentenario de la muerte de José Celestino Mutis

Los ministros de Cultura de ambos países inauguran la exposición Mutis al natural. Ciencia y arte en el Nuevo Reino de Granada
César Antonio Molina y Paula Marcelo Moreno han mantenido hoy un encuentro en Bogotá para afianzar proyectos de colaboración entre España y Colombia
España y Colombia anuncian la celebración del III Congreso de la Cultura Iberoamericana, que se celebrará en Medellín en julio de 2010, tras la segunda edición que se celebrará en otoño de 2009 en Brasil
Los ministros de Cultura de España y Colombia, inauguran esta tarde la exposición Mutis al natural en el Museo Nacional de Colombia. La muestra conmemora el Bicentenario de la muerte de José Celestino Mutis para destacar la vigencia de su aporte y su legado científico. Asimismo, busca propiciar una comprensión de los objetivos, los intereses y el contexto en el que vivió José Celestino Mutis, un naturalista del siglo XVIII.
La exposición presenta los resultados de las últimas investigaciones sobre la vida y obra del gaditano. Asimismo, la muestra hace evidente el gran legado de Mutis: su compromiso y voluntad para divulgar la riqueza natural de la Nueva Granada y su profunda fe en el talento, la inteligencia, y la sensibilidad de los hombres americanos.
En la muestra se exhiben 131 piezas (58 colombianas; 73 españolas), entre ellas, láminas, objetos y documentos originales por medio de los cuales el visitante puede entrar en relación con los diversos campos de interés del científico gaditano. Está dividida en nueve secciones temáticas, que permiten hacer un recorrido cronológico por la biografía de José Celestino Mutis.
Palabras del ministro de Cultura en la inauguración de la exposición Mutis al naturalEs un motivo de gran satisfacción participar en la inauguración de la exposición Mutis al natural. Ciencia y arte en el Nuevo Reino de Granada, organizada para conmemorar el bicentenario de la muerte de José Celestino Mutis, un científico y médico de gran trascendencia para la historia compartida de España y Colombia.
No es la primera vez que los gobiernos colombiano y español se ponen de acuerdo para celebrar la figura y la obra de José Celestino Mutis. Basta recordar el empeño del segundo presidente de la Junta para Ampliación de Estudios, Ignacio Bolívar, por publicar las láminas de Nueva Granada, con motivo de la celebración del segundo centenario del nacimiento de Mutis. El acontecimiento tuvo como testigo de excepción al botánico José Cuatrecasas Arumí, símbolo de la tradición en el estudio de la flora tropical en España y ligado sentimentalmente a Colombia por su exilio tras la Guerra Civil española.
El acuerdo para la publicación de la Flora de Bogotá tardó en llegar, pero en 1952, en circunstancias no tan favorables, se llegó a firmar el convenio hispano-colombiano por el que comenzó a publicarse esta joya científica y artística que abría un camino de cooperación científica que llega hasta la actualidad, y que se complementa ahora con la entrega a Colombia de un duplicado de más de 900 pliegos de herbario para su estudio y conservación.
Para muchos autores, la Real Expedición Botánica de Nueva Granada, dirigida por Celestino Mutis, fue uno de los hechos culturales y científicos más importantes de los que sucedieron en el siglo XVIII neogranadino.
Como una aventura del naviero Maqroll, de su descendiente, Álvaro Mutis —siempre dispuesto a tener “las más bellas palabras listas en la boca para que nos acompañen en el viaje por el mundo de las tinieblas”—, esta expedición forma parte de en un proyecto reformista e ilustrado a través del cual la Corona de España puso en marcha una nueva política económica, administrativa, científica y cultural en los territorios americanos. Conocer las riquezas y las gentes de América se convirtió en la tarea principal como paso previo para ejercer un mejor gobierno.
La rentabilidad de los territorios americanos estuvo ligada a la búsqueda de sus recursos naturales y a los reconocimientos geográficos, en los que se recolectaron especies animales y vegetales nuevas para la ciencia, y que gracias, entre otros, a Mutis fueron plasmados en cientos de maravillosos dibujos naturalistas de una gran belleza.
La Real Expedición Botánica fue una ocasión extraordinaria para la convergencia de la ciencia metropolitana y la incipiente ciencia de la Nueva Granada, en gran parte debida a la actividad del sabio gaditano. Mutis actuó, sin ninguna duda, como catalizador de la juventud criolla, que a su vez supo aprovechar la enseñanza del maestro y adoptar los presupuestos teóricos de la nueva ideología ilustrada.
Las aportaciones de la expedición son, de hecho, resultado de un trabajo colectivo, en el que participaron discípulos y colaboradores de Mutis como Eloy Valenzuela, Francisco José de Caldas, Jorge Tadeo Lozano, Francisco Antonio Zea, su propio sobrino Sinforoso Mutis, etc., sin olvidar la espléndida labor de los pintores Salvador Rizo, Francisco Javier Matis y un gran grupo de ilustradores quiteños y colombianos. Gracias a ellos disponemos hoy de una colección de dibujos botánicos de valor incalculable (de la cual, una buena parte podemos apreciar en esta exposición), que nos permite conocer cómo era la ciencia de las plantas en el siglo XVIII y la propia flora neogranadina.
Para muchos intelectuales, Mutis trajo una forma nueva de ver el mundo, en un momento clave, en el que las ideas y el movimiento científico estaban evolucionando hacia nuevos paradigmas.
Sus enseñanzas en el terreno de la historia natural y la botánica, su participación en la reforma de los planes de estudios, sus intentos por reformar la minería y el comercio de materias primas, su papel en la creación de sociedades y en la fundación del observatorio astronómico, fueron elementos básicos para el florecimiento de la nueva ciencia neogranadina, el cambio de mentalidad y la creación de redes entre los criollos ilustrados de la Nueva Granada en vísperas de la Independencia.
Recordar y rescatar el legado que Mutis y sus colaboradores han dejado a colombianos y españoles es una tarea obligada, que permitirá trabajar en una historia compartida en la que la ciencia, la cultura, los valores democráticos y la felicidad de los ciudadanos puedan ser los hilos conductores del futuro.
Quiero agradecer el trabajo del comisario y la participación de todas las instituciones que han favorecido esta exposición: el Ministerio de Cultura y el Museo Nacional de Colombia, la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior de España (SEACEX), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC), el Real Jardín Botánico de España, la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España (SECC) y el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España. Gracias también a la Alcaldía Mayor de Bogotá y a las empresas Ecopetrol, Seguros Bolívar, BBVA y Davivienda.
El interés y el esfuerzo de todos ellos nos permiten disfrutar de esta fantástica exposición.
Y muchas gracias también a ustedes.
Reunión ministros de Cultura de España y ColombiaDurante la mañana de hoy, los ministros de Cultura de España y de Colombia, César Antonio Molina y Paula Marcela Moreno Zapata, respectivamente, han mantenido una reunión en Bogotá con el objetivo de impulsar las relaciones culturales existentes entre los dos países.
En el transcurso de su reunión, ambos ministros han acordado entre los posibles proyectos o ámbitos de colaboración los siguientes:
• Formación de profesionales de la cultura, con especial énfasis en el campo de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación, en materia del conocimiento del patrimonio documental y bibliográfico, así como de su conservación, preservación y restauración. Tales actividades formativas podrán realizarse a través de seminarios/talleres así como mediante intercambio de funcionarios y expertos.• Actuaciones conjuntas en materia de preservación, valorización y difusión del patrimonio común, incluido el subacuático, y de la conservación y restauración de bienes culturales y de la gestión museística.• Difusión del patrimonio cinematográfico respectivo y realización de encuentros de profesionales del sector que puedan alentar mecanismos de producción cinematográficas.• Realización de seminarios, mesas redondas y encuentros de artistas, así como de profesionales de la arquitectura, museos, archivos y bibliotecas, al efecto de establecer vías de cooperación.• Organización de representaciones de música, danza y teatro así como de exposiciones de artes plásticas y de otros sectores.
Además, los ministros han hablado sobre el Tercer Congreso de la Cultura Iberoamericana que se celebrará en Medellín en 2010. Ambos Ministerios colaborarán estrechamente en su organización y realización. El Congreso de la Cultura Iberoamericana celebró, el pasado mes de octubre, su primera edición en México. El segundo Congreso tendrá lugar en Brasil durante el otoño de 2009.

1 comentario: