Atún y chocolate

ES TU CINE. TVE La 2. SÁBADO a las 22:00 h


Pablo Carbonell escribe, dirige e interpreta esta película
Pablo Carbonell escribe, dirige e interpreta esta película


"Atún y chocolate" se emite este sábado 28 de febrero, a las 22:00 horas, en "Estucine" de La 2

María Barranco y Pablo Carbonell protagonizan “Atún y chocolate”

La película, que cuenta con la colaboración de TVE, muestra que el amor puede conseguir romper cualquier barrera

Este sábado 28 de febrero, a las 22:00 horas, el espacio "Estucine" de La 2 de TVE emite la producción española del año 2004, “Atún y chocolate”, dirigida y protagonizada por Pablo Carbonell, que comparte cartel con María Barranco, Pedro Reyes, Antonio Dechent, Andrés Rivera, Rosario Pardo y Esther Arroyo.


Un pescador sin blanca, un hijo empeñado en hacer la primera comunión y una mujer dispuesta a aprovechar las circunstancias para pasar por el altar integran el extraño grupo familiar de “Atún y chocolate”, comedia sureña, hiperrealista y tremendamente humana que supuso el debut en la dirección de Pablo Carbonell.

Pablo Carbonell escribió, dirigió e interpretó esta película, que fue presentada en el Festival de Cine de Málaga y premiada con la Biznaga de Plata a la Mejor interpretación masculina por Pablo Carbonell. También recibió un premio a la Mejor Banda Sonora de la Academia de Música y fue nominada al Goya a la Mejor Canción Original.

"ATÚN Y CHOCOLATE"

Tres pescadores barbateños, Manuel (Pablo Carbonell), un hombre bueno al que apodan “Nadando con Chocos”; el Perra (Pedro Reyes), su amigo fiel, y el Cherif (Antonio Dechent), un paria iracundo y orgulloso, intentan sobrevivir como pueden a pesar de la crisis pesquera que vive la costa gaditana.

El hijo de Manuel, Manolín (Andrés Rivera), llega un día a su casa con un problema más: quiere hacer la comunión. Sus padres, Manuel y María (María Barranco), no están casados y el niño no está bautizado, por lo que, en un primer momento, lo que impera es la sorpresa. Los padres tratan de disuadirlo. Pero el niño está decidido. Ante la voluntad, casi mística, del muchacho, los padres, que se quieren muchísimo y siempre han formado una pareja sólida sin necesidad de papeles, se ven obligados a pensar seriamente en casarse.

María, contagiada por la ilusión de su hijo, lo organiza todo. Arregla la ceremonia con el singular cura del pueblo, busca los trajes, invita a los vecinos... pero claro, no hay boda sin convite. Y eso cuesta dinero. De eso se va a encargar Manuel para no desilusionar a su familia, a la que tanto quiere. Para ello decide tomar prestado un atún destinado a los japoneses. Lo hará de noche con la ayuda del Perra. Cuando los amigos y vecinos de Manuel se enteran de sus intenciones deciden prestarle toda la ayuda posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario