Centro Internacional de Recursos de las Culturas Europeas (CIRCE)

El antiguo Gobierno Militar de A Coruña albergará el Centro Internacional de Recursos de las Culturas Europeas (CIRCE)

3 de febrero de 2009

  • Carme Chacón afirma que la desafectación de este edificio del siglo XVII es una prueba más del compromiso de Defensa con la difusión de la cultura y la conservación de nuestro patrimonio
  • César Antonio Molina destaca que el CIRCE se convertirá en una referencia internacional para el estudio y divulgación de la cultura europea contemporánea

La ministra de Defensa, Carme Chacón, y el ministro de Cultura, César Antonio Molina, han firmado hoy en A Coruña un Acuerdo para la enajenación del antiguo Gobierno Militar de esta ciudad, que albergará el Centro Internacional de Recursos de las Culturas Europeas (CIRCE).

Según el Acuerdo del Consejo de Ministros aprobado el pasado 23 de enero, el CIRCE estará adscrito al Ministerio de Cultura de quien dependerá directamente. Una vez que el Centro esté en marcha se constituirá un patronato o consejo rector en el que estarán presentes tanto el Ayuntamiento de la Coruña como otros departamentos ministeriales e instituciones públicas y privadas. En el mismo sentido el CIRCE desarrollará una red de acuerdos de colaboración con otros centros similares de la UE.

El objetivo del Centro es convertirse en un referente nacional e internacional en el estudio y divulgación de la cultura europea contemporánea, poniendo a disposición de los ciudadanos todo tipo de recursos sobre la cuestión (bibliográficos, documentales, cinematográficos, etc). La resonancia homérica del nombre constituye además un guiño a la literatura y cultura de la Grecia clásica, y a su papel decisivo en la formación de la idea de Europa.

La vocación europeísta de CIRCE se reflejará en una apuesta decidida por detectar e impulsar las grandes tendencias culturales transnacionales que van a conformar la Europa del siglo XXI. En ese sentido se prestará especial atención a los procesos de diálogo intercultural y fusión cultural que ya se están produciendo a lo largo y ancho de la Unión Europea.

Desde un punto de vista más concreto, CIRCE combinará una programación cultural clásica (proyección de películas, exposiciones, conferencias y conciertos) con una labor prospectiva basada en debates, estudios y publicaciones. Contará además con numerosos recursos documentales a disposición del público.

Compromiso para la difusión de la cultura
Tras la firma del Acuerdo para la enajenación del antiguo Gobierno Militar de A Coruña, futura sede del CIRCE, la ministra de Defensa, Carme Chacón, ha destacado que la enajenación de este edificio del siglo XVII es una prueba más del compromiso del Ministerio de Defensa con la difusión de la cultura y la conservación de nuestro patrimonio. “Para las Fuerzas Armadas es una enorme satisfacción ver cómo sus antiguos cuarteles o sus edificios emblemáticos se convierten en museos, en universidades, en centro de cultura”, añadió.

En este sentido, la ministra recordó que la profesionalización de nuestras Fuerzas Armadas ha supuesto también un proceso de reorganización de las infraestructuras públicas destinadas a la Defensa. Chacón añadió que esta optimización permite, asimismo, captar recursos para responder a otras prioridades, como “dotar de la máxima seguridad a nuestras tropas”.

Inversión millonaria para A Coruña
Por su parte, César Antonio Molina intervino en el acto con las siguientes palabras:

“Europa, para el mundo clásico, era un mito, una comunidad cultural y una geografía, por la que “se puede viajar por países desconocidos, sintiéndose como en el propio”, como nos cuenta Claudio Claudiano: un poeta “elegante” —a juicio de quienes lo conocieron— que vivió en tiempos del emperador Honorio, en el siglo IV de nuestra era.

Durante la Edad Media, Europa se convirtió en algo más, en un “tipo concreto de civilización”, como dice el historiador francés Marc Bloch. Son varios los vestigios que nos hablan de esa nueva realidad histórica, pero yo me voy a referir a uno que tiene mucho de literatura y, por tanto, de ficción. Me refiero a la llamada Donación de Constantino, que, como es sabido, no era una donación y tampoco era de Constantino, pero que puso las bases de la doctrina política con la que Europa arranca su aventura histórica.

Pero será con la coronación de Carlomagno cuando se inicie el reconocimiento de una entidad política que serviría para canalizar las aspiraciones de la sociedad occidental. Fue entonces cuando las diferentes monarquías comenzaron a defender como un signo de identidad la riqueza y la diversidad de la cultura latina. Un ejemplo lo constituyen las Siete Partidas del rey Alfonso X el Sabio, un rey que hablaba y escribía gallego y que proporcionaría al conjunto de Europa el instrumento necesario para poner en marcha la lucha por la soberanía.

En el Renacimiento la creación cultural se transforma definitivamente en uno de los objetivos de las monarquías de la época. Y más tarde, sería Francia la impulsora de la Declaración de Derechos del Hombre y el Ciudadano, un documento “ilustrado” sobre el que hoy todavía descansa en buena medida la base política de la Europa moderna.

En el siglo XX, el ya viejo continente irá tomando conciencia de la necesidad, urgente desde luego, de volver a construir una unidad, de unir sus piezas dispersas como consecuencia de tantas guerras. Una unidad que no había de descansar ya en presupuestos estrictamente políticos, sino en aspectos económicos o comerciales. Fue así como se dio el primer paso en la construcción de la Europa actual, mediante el Tratado de Roma en el año 1957, al que siguieron no pocos acuerdos, hasta convertirla en una realidad política y cultural de enorme importancia, riqueza y diversidad.

La cultura, entonces, como se ve en este ligero recorrido histórico, siempre aparece como un ingrediente esencial en el engranaje y el devenir de Europa.
Cultura y libertad. De modo que podríamos decir que a más cultura más Europa, y también como dejó escrito Salvador de Madariaga, “que donde no hay libertad, no haya Europa”.

Una cultura que nos une y que a todos nos concierne y nos compromete, con la historia, con el presente y, desde luego, con el futuro. Somos quienes somos por la cultura a la que pertenecemos, en la que hemos crecido y desde la que hemos aprehendido el mundo.

No concibo mi vida sin Homero, Virgilio, Sócrates o Séneca; pero tampoco sin Cervantes, Dante, Montaigne, Shakespeare, Rousseau, Kant o Goethe; sin Pessoa, sin Proust, Joyce o Machado. Todos ellos son grandes puntales de la cultura europea, y en su conjunto sondean y explican nuestra existencia a la humanidad entera.

Y con esa vocación nace este Centro Internacional de Recursos sobre la Cultura Europea (CIRCE). Un nombre que nos atrajo por su resonancia homérica, para recoger el testimonio de nuestra herencia y nuestra realidad y para la reflexión sobre los límites y expectativas del proceso y los valores que lo sostienen. Este es el objetivo de este Centro que ha empezado su andadura en A Coruña, mi ciudad, y que se convertirá sin ninguna duda en un referente nacional e internacional en el estudio y la divulgación de la cultura europea contemporánea.

Agradezco a la Ministra de Defensa su extraordinaria disposición para agilizar los trámites que han permitido el Acuerdo que hoy firmamos, mediante el cual el antiguo Gobierno Militar de A Coruña se transformará (después de las necesarias modificaciones, las que determine el desarrollo del proyecto) en el Centro Internacional de Recursos sobre la Cultura Europea.

El nuevo centro dependerá directamente del Ministerio de Cultura del Gobierno de España, que será quien afronte en un primer momento su puesta en marcha. Posteriormente se constituirá un patronato o consejo rector en el que estarán presentes tanto el Ayuntamiento de la Coruña como otros departamentos ministeriales, la Xunta de Galicia obviamente y otras
instituciones públicas y privadas. En el mismo sentido, estableceremos una red de acuerdos de colaboración entre el CIRCE y otros centros similares de la UE como, por ejemplo, el “Instituto Europeo de Florencia”, el “Instituto Europeo del Mediterráneo” o el “Colegio Europa de Brujas”.

Estamos, pues, ante un signo más de nuestra Galicia abierta. Nuestra tierra, desde su vocación atlántica, se abrirá aún más a Europa y al mundo, gracias a este Foco de pensamiento, por el que pasarán grandes personalidades y pensadores del momento, que ayudarán a entender mejor la realidad y la diversidad de nuestra cultura.

En ese sentido, el Centro se convertirá en una plataforma de reflexión, de impulso y difusión de las grandes tendencias culturales que van a conformar la Europa del s. XXI y que situará definitivamente a la Coruña en la encrucijada del pensamiento y la creación contemporánea. CIRCE supondrá además para nuestra ciudad una inversión de varios millones de euros y la creación de un equipo profesional muy cualificado.

CIRCE será así un centro de estudio único en el que confluirán el análisis sosegado y la actividad cultural más actual. En el que los investigadores trabajarán sobre los grandes temas de la Agenda Cultural Europea, como el fomento del diálogo intercultural o la digitalización del patrimonio cultural, a la vez que los ciudadanos disfrutaran día a día de conferencias, conciertos, exposiciones y películas procedentes de toda la Unión. A lo que se sumará además la instalación en el centro del valioso legado de Salvador de Madariaga.

En definitiva, CIRCE y con él la Coruña tejarán un nudo más, y muy importante, de esa red de Grandes Infraestructuras Culturales que el Ministerio de Cultura está tendiendo por todo el Estado, de la que todos nos serviremos en un futuro ya muy cercano”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario