El Museo pone en funcionamiento su Biblioteca

El Museo pone en funcionamiento su Biblioteca, Archivo y Documentación en el Casón del Buen Retiro
Abierta la sala de lectura de la Biblioteca en el Salón Luca Giordano


Con la puesta en funcionamiento del Centro de Estudios, el Museo apuesta por convertirse en un centro de referencia internacional en la investigación sobre historia del arte y en particular sobre sus propias colecciones. La reforma arquitectónica llevada a cabo en el Casón del Buen Retiro (concluida en octubre de 2007) ha permitido la agrupación en este edificio de los departamentos de Conservación, Biblioteca, Archivo y Documentación. Los nuevos usos del Casón se completarán a lo largo de los próximos cuatro años con la puesta en marcha de la Escuela del Prado, una iniciativa dirigida a la formación de conservadores, restauradores y profesionales de los museos.

La columna vertebral del Centro de Estudios reside en sus recursos documentales, compuestos por los fondos de la Biblioteca, el Archivo y el Servicio de Documentación del Museo. La Biblioteca es una de las mejores y más desconocidas bibliotecas de arte de Madrid. Está especializada en artes plásticas desde la Edad Media hasta el siglo XIX. Cuenta con unos 57.000 libros, 1.000 títulos de revistas y fondos significativos de audiovisuales y manuscritos. Es especialmente rica en publicaciones extranjeras y posee también con una importante colección de catálogos de ventas y subastas.

En los últimos años el Museo ha realizado una importante inversión en la adquisición de nuevos fondos para su Biblioteca. Las compras más notables corresponden a dos importantes bibliotecas privadas, la de don José María Cervelló (Cádiz, 1947), compuesta por unos 10.000 volúmenes, entre los que destaca una extraordinaria colección de tratados antiguos de arte y arquitectura, y la de la familia Daza-Madrazo, formada por unos 1.000 libros procedentes en buena parte de la magnífica biblioteca de José de Madrazo (1781-1859), pintor de Fernando VII y Director del Museo del Prado desde 1838 hasta 1851. También se han adquirido bibliotecas pertenecientes a ilustres historiadores del arte, como la de don José Álvarez Lopera, que fue Jefe de Conservación de Pintura Española en el Museo, y se han recibido importantes donaciones, como la de la biblioteca del coleccionista don Antonio Correa, compuesta por unos 1.500 volúmenes, con un interesante fondo de revistas ilustradas y libros sobre modernismo. Como resultado de estas adquisiciones la biblioteca dispone de unos 4.500 libros antiguos (anteriores a 1900), que se encuentran ya catalogados y que serán difundidos en los próximos años a través de proyectos de digitalización y de un programa de exposiciones.

Para la protección e identificación de todo el fondo de la Biblioteca se ha instalado un moderno sistema de Radiofrecuencia (RFID) que permitirá garantizar la seguridad y el control del todo el fondo mediante la tecnología más avanzada en este campo.

El Archivo supone una fuente fundamental para el estudio del Museo y sus colecciones. Está constituido por la documentación producida por la institución desde sus orígenes hasta nuestros días. El conjunto asciende a más de 3.000 cajas organizadas en series documentales, entre las que destacan las de Donaciones y Legados, Adquisiciones, Restauraciones y Copistas. El inventario del Archivo, hasta nivel de expediente, se puede consultar desde los terminales de la sala de lectura.

Por último el Servicio de Documentación se encarga de recoger y mantener al día toda la información referida a las obras de arte del Museo, que se puede consultar en la base de datos SIMA, accesible desde los terminales de la Sala de lectura. Además el Servicio conserva una serie de expedientes documentales disponibles para los investigadores.

La Biblioteca, el Archivo y el Servicio de Documentación ocupan varias plantas del Casón del Buen Retiro. La zona de acceso público, con la sala de lectura y la biblioteca de referencia de libre acceso, ocupan el gran Salón Luca Giordano (antiguo Salón de Embajadores del Palacio del Buen Retiro) bajo la bóveda en la que el artista napolitano representó la Alegoría de la Monarquía Española. En esta misma planta, situada al nivel del acceso de la C/ Alfonso XIII, se encuentran las salas auxiliares de atención al público (información, reprografía, terminales para la consulta del catálogo, etc) y espacios de trabajo interno. En los dos niveles inferiores (plantas -1 y -2) se disponen los depósitos, con capacidad suficiente para un crecimiento en torno al 5% anual en los próximos 20 años, además de permitir el ingreso de nuevas bibliotecas. Estos depósitos cuentan con óptimas condiciones ambientales y de seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario